Análisis y opinión de los servidores VPS Cloud de Clouding.io

En el artículo de hoy analizamos y extraemos las conclusiones obtenidas tras probar el servicio de alojamiento VPS Cloud de la empresa Clouding.io.

16 Feb 2018

En anteriores ocasiones, hemos explicado lo importante que es elegir un buen hosting para alojar nuestro e-commerce. Una de las grandes dudas que surge es la de qué tipo de servidor elegir ya que existen varias modalidades de hosting con diferentes funcionalidades, servicios y precios, por ejemplo, servidores dedicados o servidores compartidos entre otros. En 4webs, hemos probado los servidores VPS de Clouding.io, y en el artículo de hoy os contamos nuestra opinión al respecto.

Servidor Virtual Privado para ecommerce

Este servicio “en la nube” ofrece alojamiento virtual privado pagando solamente por lo que vayamos a usar. Nos proporcionan 5€ a modo de prueba gratuita a la hora de registrarnos para tomar una decisión de continuar o no haciendo uso de su servicio. Podemos testear durante 15 días cumpliendo los siguientes requisitos mínimos:

  • 1 GB de memoria RAM
  • 25 GB de disco duro SSD
  • 1 núcleo de procesador (vCore)

Cuentan con imágenes, tanto de Windows como Linux para que puedas instalarlas en un click. La imagen que escojas tardará solo unos segundos en desplegarse. El tema del pago de este servicio es pre-pago se puede configurar, de forma tal que ingresas saldo cuando y como quieras. Si quieres realizar una copia de seguridad, tienes diferentes opciones escogiendo el histórico y frecuencia que más te convengan y su precio es muy económico. Tienes la posibilidad de clonar el servidor mediante sus Snapshots, que se crean de forma instantánea. Están disponibles por email y teléfono en castellano, ya que se trata de un 24/7.

Ofrecen la opción de escoger entre RAM, CPU y disco SSD y de aumentarlos o disminuirlos en cualquier momento (excepto el disco, que sí se puede aumentar pero no disminuir). Cuando haces un resize, el servidor se reinicia y en segundos está listo. Lo bueno es que se guardan tres copias de tu servidor, con lo que en el caso de que una falle, al instante se arranca otra sin que tú te enteres. Cumplen con la normativa de protección de datos y los datos no salen de España. Puedes darte de alta y de baja cuando quieras, sin cuotas mínimas ni compromisos de permanencia.

¿Cómo darse de alta y crear un servidor?

Una vez que nos hemos registrado aquí en la plataforma de servidores VPS, tenemos que verificar nuestro nombre, una cuenta de correo electrónico, un número de teléfono y una tarjeta de crédito (te cargan 1€ para verificarla pero te lo devuelven). Después de crear nuestro servidor en unos minutos, podremos administrarlo de varias maneras. Dentro del propio panel de control de estos servidores obtendremos la dirección IP pública del servidor mediante la cual nos conectaremos por escritorio remoto si tenemos Windows o por SSH si es Linux.

 

Configuramos las DNS con nuestro dominio y usaremos nuestra IP o dominio para conectarnos por remoto y así configurarlo todo. Cuenta con un visor online desde el que podremos realizar las mismas funciones. En poco más de unos segundos, tendremos nuestro servidor funcionando y lo podremos apagar, reiniciar e o redimensionar con un par de clicks. Es sencillo cambiar las preferencias desde la propia interfaz del panel. Como comentábamos, puedes incluso clonar el servidor mediante sus Snapshots, que se crean de forma instantánea.

Opinión del servicio Clouding.io

Es bastante sencillo e intuitivo de utilizar. La interfaz es muy clara y dinámica. La atención al cliente es en español, cercana y disponible las 24 horas del día, 7 días a la semana para cualquier problema que te surgiese. Es un tipo de servidor flexible, veloz y con capacidad de gestión, eso sí, tienes que tener unos conocimientos mínimos porque lo gestionarás tú. Es una de las diferencias que tienen comparado con un servidor compartido.

Como siempre decimos, decantarse por un proveedor de hosting u otro dependerá de tus necesidades, el tipo de empresa y el presupuesto con el que cuentes.

Deja un comentario