Adiós al Geoblocking en Ecommerce: El Parlamento Europeo le pone fin

El bloqueo geográfico es una práctica que discrimina injustamente en la mayoría de casos a los consumidores de una nacionalidad o localización determinada

05 Mar 2018

Un pequeño paso para los compradores online, un gran paso para los ecommerce. El Parlamento Europeo aprobó el fin del bloqueo geográfico en comercio electrónico con 557 diputados a favor, 83 en contra y 33 abstenciones. La ley entrará en vigor a los nueve meses de que se publique en el Diario Oficial de la UE y tendrá que ser ractificada por los diferentes parlamentos de cada estado.

¿Qué es el GeoBlocking?

Es una práctica discriminatoria que evita el acceso y la compra online por parte de un consumidor en una página web que está localizada en otro país diferente al del consumidor. Es más, muchas tiendas online redireccionan al usuario o le muestran productos diferentes por el simple hecho de encontrarse geográficamente en otro lugar o seleccionar un idioma diferente al que trae por defecto la página web en caso de que ésta no lo haga automáticamente. Los servidores asignan las IP a distintos bloques de proveedores de servicios de internet (ISP) por lo que éstos le llevan al usuario a una web u otra en función de nuestra localización geográfica.

Prohibido el bloqueo geográfico injustificado

La nueva norma aprobada por el Parlamento, prohibirá cualquier bloqueo geográfico injustificado permitiendo que los consumidores elijan desde qué página web quieren realizar la compra online sin tener que ser redirigidos a otra web o incluso bloqueados debido a la nacionalidad, localización o residencia. Esto supondrá un paso más hacia un mercado único.

Geo-blocking. Crédito de la imagen: cuenta de Twitter @NLatEU

Productos afectados en la normativa

Entre los productos que se incluyen dentro de esta nueva normativa encontramos entradas a espectáculos y parques de ocio, alquiler de vehículos y estancias hoteleras. Por el contrario, productos como libros electrónicos, música o videojuegos que están protegidos por derechos de autor, quedan excluidos de la norma. Estos artículos sin embargo tendrán que ser revisados en el plazo de los dos años siguientes según la enmienda 96 de la normativa.

Cómo queda la normativa

Estará prohibido ofrecer un trato distinto al comprador por tener un lugar diferente de emisión de su tarjeta de crédito o débito. Los métodos de pago aceptados seguirán siendo decisión del vendedor pero no podrá rechazar una marca concreta de una nacionalidad específica.

La eurodiputada Róża Thun, responsable de la tramitación parlamentaria del texto, remarcó los beneficios de esta nueva normativa tanto para los consumidores como para los vendedores en el medio online diciendo que:

todas las empresas quieren vender online al extranjero, pero lo quieren hacer sin perder el sueño

el bloqueo geográfico es una práctica inexplicable en una Europa del siglo XXI

En lo que respecta a las empresas y a su beneficio, Thun hizo saber que esta normativa recoge el derecho de los vendedores de aplicar la ley de su país de origen sea cual sea el país al que venda, facilitando por tanto la labor de las empresas. Los consumidores tendrán que ser los que organicen la recogida del producto.

Situación actual en ecommerce

Y es que, el 63% de las web no permiten a los usuarios poder realizar compras online desde otro país de la UE según el estudio que llevó a cabo la Comisión Europea. Este tipo de barrera geográfica se da en mayor medida en artículos electrodomésticos, con un 86%, y en el sector servicios, los más afectados son las entradas a eventos deportivos con un 40%.

Extracto de la infografía elaborada por la Comisión Europea sobre Geoblocking. Crédito de la imagen: European Commission

A día de hoy, es impensable tener una barrera de esta magnitud puesto que las compras por internet fuera de la UE han aumentado considerablemente y en los últimos 10 años el porcentaje de consumidores europeos que compran online se ha duplicado. Esta normativa se ha presentado como parte del mercado único digital, dentro del área de comercio electrónico junto a la legislación sobre servicios transfronterizos de entrega de paquetes, cuya votación en el pleno del Parlamento Europeo se llevará a cabo en marzo de 2018 y también junto a la ley que ya se aprobó para reforzar los derechos de los consumidores, recientemente en noviembre de 2017.

Crédito de la imagen principal: Wikimedia Commons

Deja un comentario