¿Dónde alojamos el ERP, en la nube o en el servidor propio?

En este artículo resolvemos una de las grandes dudas que surgen a la hora de implantar un software de gestión ERP en una empresa: ¿ERP en cloud o local?

12 Jun 2018

A la hora de implementar un ERP en una empresa, surgen diversas dudas como por ejemplo el tipo de modelo que tienen que seleccionar y por supuesto el que mejor se adapte a su corporación. Cuando más o menos sabemos qué software de gestión empresarial vamos a implementar, una de las acciones que tenemos que tener en cuenta es la de valorar dónde va a estar alojado y en el artículo de hoy, es la cuestión que tratamos.

Puede que antes de continuar, quieras saber las diferencias entre un alojamiento dedicado y compartido.

¿ERP en la nube o el servidor?

La prioridad principal debería ser que el software de gestión encaje totalmente con el modelo de empresa. Hay ERP específicos para según qué sector como el erp software de Ahora Freeware, que se adapta perfectamente al modelo de negocio (sector ecommerce por ejemplo) que tenga la empresa, sea pyme o mediana y grande. Además, trabaja bajo el modelo Freeware que no implica costes de licencia ni por uso ni por usuario sino que se invierte en costes de formación, mantenimiento, asesoramiento, entre otras.

El ERP en “cloud” o en el propio servidor de la compañía, es uno de los dilemas de hoy en día cuando se va a incluir un software de solución de gestión de estas características sobre todo para las pequeñas y medianas empresas ya que las multinacionales suelen disponer de servidor propio y puede que opten por esta opción directamente.

Esto es una decisión personal ya que, ni alojar el la nube o viceversa será la opción más correcta sino que hay que valorar una serie de aspectos para después decidir una alternativa de alojamiento u otra. Lo que sí que remarcamos es que no se debe tener en cuenta la nube o el servidor únicamente en base a un criterio. Las empresas puede que por desconocimiento, confrontan un tipo de alojamiento con el otro cuando lo que realmente suponen, es una ventaja para según que propósito, una opción u otra.

Si tienes una tienda Prestashop, puede que también te interese saber cómo elegir el mejor proveedor de hosting.

Beneficios del alojamiento Cloud

Es cierto que la demanda del ERP en cloud ha aumentado considerablemente por las posibilidades que nos brindan. Es más económico porque no supone una inversión en infraestructura. Muchas de las pymes se decantan por esta opción de alojamiento además de elegir una solución ERP sin coste de licencia, ya sea en servidores propios o en hosting contratado a un tercero.

Otra de las ventajas de tener nuestro ERP alojado en la nube es la de que no existe riesgo de obsolescencia ya que hay actualizaciones periódicas. También supone una rápida implementación y se eliminan las cargas de trabajo adicionales para el departamento o responsable de IT.

Más ventajas por ejemplo, podemos destacar que es un tipo de alojamiento seguro a pesar de que se piense lo contrario. Hay una constante evolución en materia de seguridad y por la sencillez que supone este método, es otra de las causas por las que la nube es muy demandada.

Servidor propio como alojamiento

Alojamiento On Premise o local, es el tipo de alojamiento donde alojamos nuestro ERP, tienda online o página web en los servidores propios de la organización. Ya sea en la nube o en los servidores propios, la aplicación y la operativa funcional es la misma. Esta opción también es adecuada sobre todo si la empresa dispone de espacio físico e inversión suficiente como para tener en las oficinas un espacio especial dedicado a los servidores. Este tipo de empresas puede permitirse una infraestructura tecnológica y unos recursos internos para la gestión al igual que un coste de mantenimiento de los sistemas. La gestión es totalmente interna.

Ejemplo de un servidor físico

Conclusión, ¿dónde alojo mi ERP?

En definitiva uno no es mejor que otro sino como venimos diciendo a lo largo del artículo, dependerá del tamaño de tu negocio y el dinero y recursos que esté dispuesta a invertir. El modelo ideal será aquel que se ajuste a los requerimientos actuales y futuros. No solo se debe tener en cuenta la inversión inicial sino que también debemos valorar la personalización, cobertura, adaptación, actualizaciones…

El empresario tendrá más alternativas de las que elegir la que más le convenga pero sobre todo, el tipo de alojamiento tendrá que ser acorde a sus demandas empresariales, rápida respuesta a posibles problemas técnicos, disposición de información, formación, etc.

Deja un comentario